El pensamiento de ser por entero obra de María e instrumento en sus manos acompañó al P. José Kentenich desde su infancia.

La Alianza de Amor con María se proyecta en una espiritualidad instrumental mariana: la entrega a María como sus instrumentos, ponerse enteramente a su disposición y abandonarse en sus manos para que Ella actúe por nuestro intermedio, forma parte del ADN de su carisma.

Si nos dejamos guiar por María, en la fuerza de la gracia y según su ejemplo, seremos capaces de contribuir a una cultura marcada por el Evangelio.

“La Sma. Virgen no sólo nos hace partícipes de su tarea, sino que ella misma quiere cumplirla a través de nosotros. He ahí el carácter de instrumento, el carácter de instrumento mariano.” (Semana de octubre, Schönstatt, 1950)

 

… que se sabe en las manos del mejor artista

El instrumento confía en el Autor principal de la obra y en sus manos que la interpretan; está dispuesto a lo que ejecutan en función de la armonía y la partitura final.

“El instrumento no descansa hasta haber encontrado y abrazado a Dios en las personas y las cosas, en las crisis de la vida, las providencias y permisiones divinas”.

 

… que se deja tocar

Es causa segunda libre en manos de Dios, y por ello tiene que trabajar para dejarse utilizar, dejarse “sacar la mejor música”, impulsado por el amor a Él.

“Un instrumento que opera con libertad debe luchar por desasirse de sí mismo, en especial de su egoísmo (…) a fin de que Dios nos llene y utilice para alcanzar sus metas”.

 

… que se compromete con la obra

No sólo se pone a disposición, sino que pone lo mejor de sí mismo al servicio de la obra.

“Siguiendo el ejemplo de Jesús, el instrumento debe estar dispuesto a comprometerse por el Reino de Dios en su propia vida y en el medio en que se mueve, y a una profunda unión de amor con Dios”.

 

… que es prolongación de quien lo utiliza

Su mayor alegría es saberse partícipe de la acción creadora de Dios: la música que es obra de su amor, pasa a través suyo y así se regala a los demás.

“Jesús pudo decir, en el sentido más cabal de la palabra, que quien lo veía, veía al Padre. De modo similar, el instrumento puramente humano puede decir que quien lo vea debería reconocer en él los rasgos de Dios, de Cristo, de María”.

 

… que sabe que la armonía de su música no le pertenece

“Con una certeza basada en la fe, esperamos que Dios nos utilice para sus fines, sin impedimentos… Somos sus instrumentos y por eso sólo queremos lo que Él quiera, y deseamos sólo la fecundidad que Él mismo haya previsto para nosotros”.

María es para el Padre el modelo de un instrumento en manos de Dios, y es también objeto de una espiritualidad instrumental. Él mismo se reconoce como llamado a dar a conocer la gran misión de María y su necesidad de contar con instrumentos como sus aliados.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.