En el mes de julio recordamos el aniversario n° 107 de la ordenación sacerdotal del Padre José Kentenich. Es por eso que en esta edición quisiéramos rememorar un pasaje autobiográfico de nuestro fundador respecto a su carisma, y cómo la fe práctica en la divina Providencia guió todo el desarrollo de la historia de la Familia de Schönstatt.

La fuente de conocimiento, la luz que nos ilumina a través de todas las oscuridades del tiempo, es la fe sencilla y sobrenatural que se traduce en forma especialísima en la fe práctica en la divina Providencia. Hemos usado y mantenido pura esta fuente con gran esmero, y la hemos protegido celosamente, con intransigencia y recia consecuencia, de toda desviación pseudo mística. Siempre hemos mirado con claridad y docilidad al Dios de la vida y de la historia, dejándonos guiar filialmente por El. Por eso, no nos toca la acusación de que comprendemos los signos de los cielos pero no sabemos interpretar los signos de los tiempos. Como San Pablo, nos hemos dejado guiar en todas las situaciones por la ley de la puerta abierta. Es decir, siempre nos dejamos guiar por los acontecimientos, por las disposiciones y determinaciones de la voluntad divina, para así cumplir o aceptar reciamente su voluntad.

Con sumo cuidado nos hemos esforzado por conocer, hasta en sus últimos detalles, el gran plan de amor, sabiduría y poder de Dios, y hacerlo valerosamente nuestro plan de vida y de acción. Para ello, nos hemos esforzado en descubrir atentamente la agenda que Él tenía escrita desde toda eternidad para cada día y en actuar y dejarnos conducir por ella. No siempre ha sido fácil. A menudo, nuestra inteligencia y voluntad necesitaron de mucha audacia para descubrir una rendija en la puerta y atravesarla en el momento oportuno, incluso con el peligro de que llegáramos inmediatamente a otra puerta, muchas veces sin saber hacia dónde nos señalaría el camino. No en vano los años pasados nos educaron en forma profunda para el heroísmo de la fe. Ella forma parte esencial del hombre nuevo. (1948)

Padre José Kentenich

Rafael Fernández de A. (2013). Un hijo de la Providencia.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.