El asma es la enfermedad crónica más frecuente de la infancia, que inflama y estrecha las vías respiratorias provocando dificultad para respirar.

Los síntomas más frecuentes son:

  • Tos seca
  • Fatiga con el ejercicio
  • Dificultad para respirar (silbido, respiración rápida, esfuerzo al respirar y agitación)

Las situaciones que suelen desencadenar una crisis asmática son:

  • Infecciones respiratorias
  • Cambios climáticos (frio y humedad)
  • Contaminantes del ambiente (polvo doméstico, humo del cigarrillo, ambientes con alfombras, peluches, tapices, humedades de paredes, animales domésticos, floración de árboles en primavera, etc.)
  • Ejercicio físico
  • Stress emocional

Recomendaciones:

  • Limpieza de la casa con trapo húmedo y aspiradora.
  • Evitar tener en los dormitorios alfombras, peluches, tapices, etc.
  • Evitar que los animales domésticos duerman en la cama con los niños.
  • Ventilar la casa diariamente y regular la temperatura en 24 grados aproximadamente.
  • Evitar los lugares cerrados y mal ventilados.

Tratamiento farmacológico:

Tiene dos pilares fundamentales, el tratamiento de la crisis y el tratamiento de prevención.

Tratamiento en la crisis:

  • Broncodilatadores (el más usado es el Salbutamol)
  • Corticoides: Preferentemente sistémicos por vía oral o parenteral (Metilprendisona, Hidrocortisona y Betametasona)

Tratamiento de control:

  • Broncodilatadores en aerosol, corticoides inhalatorios y antiinflamatorios (Antileucotrienos).

Es fundamental que todo el seguimiento y tratamiento de los niños esté supervisado por médicos Pediatras y Neumólogos.

Servicio de Pediatría

Sanatorio Mater Dei

Tel. 4809 5533

Write a comment:

*

Your email address will not be published.