Guía para Maternidad

Derechos del paciente

CONOZCA SUS DERECHOS

Todo paciente es considerado el centro de nuestro actuar y la razón de ser del sanatorio Mater Dei. En línea con el concepto sobre la persona humana -que nos inspirara el P. Kentenich- procuramos la excelencia en el cuidado físico y espiritual de quienes llegan a esta casa.

La trayectoria profesional de nuestro sanatorio garantiza a sus pacientes la total adhesión y cumplimiento de sus derechos detallados en la Ley 26.529, interpretados además a la luz de nuestros valores y principios ya expuestos.

 

  • Asistencia: Proveemos asistencia, sin menoscabo ni distinción alguna de las creencias religiosas, ideas políticas, condición socioeconómica, raza, sexo o cualquier otra condición del paciente. Nuestros profesionales sólo se eximen del deber de asistirlo cuando se hubiere hecho cargo efectivamente el otro profesional competente que asegure la continuidad de la atención médica.

  • Trato digno y respetuoso. Brindamos al paciente un trato digno, cualquiera sea el padecimiento que presente y lo hacemos extensivo a sus familiares o acompañantes.

  • Intimidad. Resguardamos su intimidad en todo el ámbito de la institución y en todos los niveles necesarios, desde los traslados internos hasta las intervenciones más complejas.

  • Confidencialidad. Garantizamos el secreto profesional en todas las etapas de la asistencia médica. Sólo mediante un permiso escrito de parte del paciente o de su representante legal, brindamos información personal, médica o financiera a cualquier persona ajena al sanatorio.

  • Autonomía de la voluntad. Respetamos los derechos de los pacientes a aceptar o rechazar terapias o procedimientos médicos, para lo cual nos aseguramos de que cuenten con la información necesaria, suficiente y adecuada. Promovemos que tanto el paciente como su familia participen de las decisiones sobre su tratamiento, mediante la utilización del consentimiento informado.

  • Información sanitaria. Nuestros profesionales y sus auxiliares han de estar entrenados para brindar a los pacientes y/o a sus familiares, información sanitaria suficiente, veraz, clara y adecuada.

  • Interconsulta médica. Facilitamos a nuestros pacientes su derecho a solicitar la opinión de otros profesionales (segunda opinión) sobre el diagnóstico, pronóstico o tratamiento relacionado con su estado de salud. Priorizamos la mejor opción para la salud del paciente, por encima de cualquier interés económico personal o institucional.

  • La historia clínica, en la que consta toda actuación profesional sobre la salud del paciente, es elaborada y supervisada adecuadamente para su mejor acceso, y a su a su requerimiento, por parte del paciente o sus familiares.

  • La asistencia espiritual y religiosa, de acuerdo con los valores y creencias del paciente, es facilitada y promovida por los responsables de cada servicio de la casa.

  • Manifestar cualquier queja, reclamo o sugerencia. Ejercitamos a nuestros colaboradores en el aprendizaje de los errores y en la búsqueda de la excelencia en todas las tareas. Por ello, no sólo aceptamos, sino que promovemos la retroalimentación que los pacientes y sus familiares puedan brindarnos.

 

Compromiso de los pacientes hacia la institución

En consonancia con nuestro compromiso con los pacientes y sus familiares esperamos de ellos:

  • Reconocimiento y respeto por los principios inspiradores que sustentan nuestra institución, basados en la Iglesia Católica y en el carisma del P. José Kentenich, Fundador de la Obra Internacional de Schönstatt.

  • Que se informen adecuadamente sobre sus derechos y responsabilidades, y procuren su cabal cumplimiento.

  • Que nos acerquen información veraz y completa sobre su salud, los tratamientos y la medicación que estén tomando.

  • Que se interioricen adecuadamente de las intervenciones médicas a las que se someterán para que su consentimiento a las mismas sea resultado de una decisión personal, consciente y deliberada.

  • Que nos soliciten la aclaración o la información que consideren necesarias para asegurar la comprensión de los aspectos vinculados a su salud.

  • Aceptación de los resultados de sus decisiones libres e informadas.

  • Respeto a las personas, las instalaciones, los horarios y los bienes materiales del sanatorio.

  • Colaboración para evitar conductas que interfieran en el bienestar y los derechos de otros pacientes..