Se trata de un estudio no invasivo en el que el corazón es sometido a un estrés físico (ejercicio) o farmacológico para evaluar su comportamiento ante un aumento de la frecuencia cardíaca y presión arterial, es decir en una situación de alta exigencia.

De este modo es posible obtener valiosa información diagnóstica y pronóstica en diversas enfermedades cardiovasculares, ofreciendo valor agregado a la información del Ecocardiograma Doppler en reposo.

El estudio consiste en una evaluación completa ecocardiográfica inicial, seguida de un test de esfuerzo (Camilla de supina) durante el que se realizan controles de parámetros vitales y electrocardiograma continuo (similar a la ergometría tradicional) para completar en el máximo esfuerzo o post-esfuerzo inmediato con la obtención de nuevas imágenes ecocardiográficas.

El Ecoestréss farmacológico se reserva principalmente para aquellos pacientes que no pueden realizar ejercicio (no lo realizaremos en la etapa inicial).

La tecnología digital permite el almacenamiento de las imágenes para su posterior comparación lado a lado en la pantalla del equipo. De la comparación del ecocardiograma en ambas situaciones (reposo y esfuerzo) se pueden deducir diversas conclusiones acerca del estado del sistema cardiovascular.

La principal aplicación del Ecoestréss es la evaluación de la Enfermedad Coronaria, se buscan trastornos transitorios de la motilidad parietal, los que son específicos de isquemia de miocardio. Brindando una sensibilidad y especificidad similares a las del estudio de Cámara Gamma (SPECT) pero con una serie de beneficios adicionales:

  • No requiere la inyección de ningún contraste ni la exposición a radiación ionizante.
  • Ofrece una completa información diagnóstica de otros aspectos de la enfermedad cardíaca no relacionados con la enfermedad coronaria como por ejemplo la existencia de valvulopatías, miocardiopatías, enfermedades de la aorta o derrame pericárdico.

Contraindicaciones:

  • Anemia Severa
  • Infarto de miocardio con menos de 3 días de evolución.
  • Angina de pecho inestable progresiva.
  • Bloqueo auriculoventricular de alto grado.
  • Valvulopatías severas sintomáticas.
  • Descompensación hemodinámica.

Dr. Roberto Calviño
Jefe del Servicio de Unidad Coronaria
Sanatorio Mater Dei

Write a comment:

*

Your email address will not be published.