Nota

Beneficios de la lactancia materna para el niño

Es sabido que la lactancia materna conlleva muchos beneficios para el niño que disfrutaran por el resto de sus vidas, por eso desde el Sanatorio Mater Dei, donde apoyamos la lactancia materna como un pilar de salud para toda la vida, queremos acercarte algunos de ellos.

  • Nutrición óptima: ningún alimento es mejor que la leche materna en cuanto a calidad, consistencia, temperatura, composición y equilibrio de nutrientes. Su composición va cambiando con el crecimiento del niño para asegurar su sano desarrollo. Contiene componentes que no son posibles “crear” o agregar a ninguna fórmula láctea.
  • Nutrición adecuada para prematuros: Si el niño nace de forma precoz la madre produce una leche específica llamada “leche pretermino” que se adecua al desarrollo de ese niño en particular. Posee menos cantidad de lactosa y mayor cantidad de proteínas, IgA y lactoferrina.
  • Evita la hiperbilirrubinemia neonatal: El calostro ayuda a eliminar pronto el meconio y por consiguiente ayuda a bajar los niveles de bilirrubina en sangre
     
  • Protección inmunológica: desarrolla un eficiente sistema inmune en el niño. El niño amamantado rara vez presenta enfermedades digestivas, respiratorias, otitis y alergias.
     
  • Organización sensorial: los niños amamantados presentan mayor agudeza sensorial (gusto, olfato, tacto, visión y audición)
     
  • Patrones afectivo-emocionales adecuados: El niño amamantado satisface sus necesidades básicas de calor, amor y nutrientes para su organismo. El bienestar que esto le produce, hace que se sienta querido y protegido.
     
  • Desarrollo intelectual: Los niños amamantados son más activos, presentan un mejor desarrollo sicomotor, una mejor capacidad de aprendizaje y menos trastornos del lenguaje. Además la leche materna posee ácidos grasos esenciales que recubren y refuerzan las conexiones neuronales que el niño ira formando con su desarrollo.
     
  • Desarrollo dentomaxilar y facial: Del equilibrio funcional de la succión–deglución-respiración  en los primeros meses de vida depende en gran medida el buen desarrollo dento-maxilo-facial y la maduración de las futuras funciones bucales: masticación, mímica y fonoarticulación del lenguaje.

 

Puericultoras
Cecilia Soria
Mercedes Sallenave
Sanatorio Mater Dei