Noticias/Novedades

Várices

Llegó la primavera, se viene el verano, es el momento de prevenir y tratar las várices. Manténgase en movimiento.

¿Qué son las várices?

Se considera várices a todo aumento del tamaño de las venas producido por una acumulación de sangre en estas que puede aparecer en cualquier lado del cuerpo. Cuando algún problema en la vena impide el correcto retorno venoso de la sangre al corazón la sangre se acumula, la vena se dilata y finalmente produce lo que conocemos como várice. Esto puede traer en nuestra paciente sensación de pesadez, dolor, ardor, edema, calambres e incluso producir alteración del color de la piel fundamentalmente en las piernas y lo mas temido por todos: Las úlceras y la trombosis venosa.

¿Hay algo qué puedo hacer para prevenir las várices?

Dado que las posibilidades de tener várices aumentan con la edad y teniendo algún familiar que tenga o haya tenido, es fundamental consultar a su flebólogo y cumplir con las ocho reglas de oro para una correcta prevención:

  1. Evitar el sedentarismo o estar mucho tiempo de pie. Es mejor estar en movimiento evitando permanecer mucho tiempo sentado o parado.
  2. Realizar actividad física adecuada, como natación, gimnasia aeróbica, ciclismo o al menos caminatas de 20 a 30 minutos diarias. No es aconsejable realizar actividades de alto impacto como spinning, step o ejercicios con altas cargas en las piernas.
  3. Evitar el uso de prendas ajustables, fundamentalmente abdominales, esto entorpecería el correcto funcionamiento de las venas.
  4. Utilizar calzado cómodo, con un taco intermedio para que los músculos de las piernas actúen correctamente mejorando el retorno venoso.
  5. Evitar el calor excesivo. El calor produce vasodilatación, lo cual produce en pacientes con predisposición a las várices alteración del retorno venoso pudiendo causar la insuficiencia venosa. Exposiciones prolongadas al sol, ceras calientes para depilación, baños termales con altas temperaturas o saunas, pueden dar comienzo a una insuficiencia venosa.
  6. Mantener un peso adecuado para eliminar el exceso de presión sobre las piernas que también originan las várices. El perder peso y seguir una dieta baja en sal para evitar la retención de líquidos podrán prevenir las várices en un paciente con predisposición a ellas.
  7. Utilizar medias elásticas de descanso sobre todo si la actividad laboral exige largos períodos de pie o sentado.
  8. Mantener en lo posible las piernas elevadas, inclusive para dormir, esto mejora el retorno venoso.

Además de resultar antiestéticas si las várices nos las prevenimos o no tratamos las que ya tenemos pueden dar lugar a complicaciones.

Tengo Varices ¿Qué hago?

Es fundamental consultar a su flebólogo y hacer el diagnóstico preciso de las mismas para su correcto tratamiento. El avenimiento de técnicas novedosas como el láser y la radiofrecuencia para el tratamiento de las grandes várices como así también de las pequeñas ha originado procedimientos mínimamente invasivos facilitando menos molestias post operatorias y una más rápida reinserción laboral.

Si tiene antecedentes de familiares con várices o tiene várices, manténganse en movimiento y consulte a su médico.

 

Dr. Juan Ignacio Pardo
Cirujano vascular, endovascular y flebólogo
Sanatorio Mater Dei, Consultorios externos. Días: sábados de 11 am a 13 am.
Tel. 4809 5533