Noticias/Novedades

Sobrepeso y Obesidad Infantil

La obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. El problema es mundial y su prevalencia ha ido en aumento en los últimos años

En Argentina, 6 de cada 10 adultos presentan exceso de peso, y de los niños en edad escolar, el 30% presenta sobrepeso y un 6% obesidad. (Según la última encuesta Mundial de Salud Escolar del año 2012.)

Los niños obesos y con sobrepeso tienden a seguir siendo obesos en la edad adulta y tienen más probabilidades de padecer a edades más tempranas enfermedades crónicas  no transmisibles como la diabetes, hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares y renales. 

¿Cuáles son las causas?

La causa fundamental del sobrepeso y la obesidad infantil es el desequilibrio entre la ingesta calórica y el gasto calórico. El aumento mundial del sobrepeso y la obesidad infantil es atribuible a varios factores, tales como:

  • El cambio de la alimentación mundial dirigido hacia un aumento del consumo de alimentos hipercalóricos con abundantes grasas y azúcares, pero con escasas vitaminas, minerales y otros micronutrientes saludables.
  • La tendencia a la disminución de la actividad física debido al aumento de la naturaleza sedentaria de muchas actividades recreativas.
  • Cambios sociales: la creciente urbanización, el desarrollo económico y social, los cambios en los medios de transporte, la industrialización y comercialización de los alimentos.

El problema es social y por lo tanto requiere un enfoque poblacional, multisectorial, interdisciplinario y adaptado a las circunstancias culturales.

Al contrario de la mayoría de los adultos, los niños y adolescentes no pueden elegir el entorno en el que viven ni los alimentos que consumen. Asimismo, tienen una capacidad limitada para comprender las consecuencias a largo plazo de su comportamiento. Por consiguiente necesitan un abordaje interdisciplinario desde la familia y los profesionales de la salud.

Algunas recomendaciones…

El sobrepeso, la obesidad y las enfermedades cónicas no transmisibles son en gran medida prevenibles. El objetivo consiste en lograr un equilibrio calórico que se mantenga a lo largo de toda la vida.  Algunas recomendaciones para su prevención son:

  • Aumentar el consumo de frutas y hortalizas, legumbres, cereales integrales y frutos secos;
  • Realizar las cuatro comidas (desayuno, almuerzo, merienda y cena).
  • El desayuno constituye la comida más importante del día y es fundamental para llevar a cabo una vida saludable y tener un mejor rendimiento escolar.
  • Reducir la ingesta total de grasas saturadas y azúcares;
  • Ingerir agua diariamente y evitar las bebidas con alto contenido en azúcar.
  • Realizar actividad física diariamente. Buscar alternativas recreativas como jugar al aire libre, realizar algún deporte.
  • Disminuir o limitar el uso de pantallas electrónicas. Fomentar el juego que implique estar en movimiento.
  • Predicar con el ejemplo: la familia constituye el eje principal  como formadora y educadora de hábitos alimentarios saludables en los niños.

 

Área de Alimentación
Sanatorio Mater Dei
Lic. Derrico Romina
Lic. Ohaco Valeria