18 de octubre | Día de la Alianza

Cada 18 de octubre recordamos cuando el Padre Kentenich y un grupo de jóvenes sellaron una Alianza de amor con María, la Mater Dei, en el inicio de la guerra en 1914.


Querida Madre:

Cariñosamente te llamamos nuestra "Mater"; es el nombre que más nos identifica con vos: ¡al nombrarte, nos nombramos! Este juego de palabras es espejo de una realidad biológica de la que, en esta casa que es nuestro Sanatorio, somos testigos privilegiados: la profunda y más indisoluble unidad que puede existir en esta tierra, la de la madre y su hijo.


Ayer celebramos el día de la madre en cada hogar de nuestra Argentina, recordando a las mamás en la tierra y a las que están junto a vos, en el cielo. Ayer también te celebramos a vos, la Madre de todas las madres.


Y hoy te seguimos celebrando, como si el día tuviese 48 horas. Cada 18 de octubre te miramos especialmente en la misión que recibiste en Schoenstatt, en aquel valle en Alemania, en el pequeño Santuario, cuando el P. Kentenich y un grupo de jóvenes se atrevieron a sellar una alianza de amor con vos en el inicio de la guerra en 1914.


Cada año, el 18 de octubre nos preguntamos en qué consiste ese "tiempo de guerra" hoy y ahora, y tomamos la decisión de volver a sellar una alianza de amor con vos para que este Sanatorio también sea un santuario del que pueda partir una renovación y sanación para todos los que acuden a nuestro cuidado.


Mater, hoy renovamos la alianza con vos. Estemos donde estemos, hoy nos detenemos brevemente frente a tu imagen -en cada rincón del Mater Dei-, y con un simple intercambio de miradas nos ponemos al servicio de la misión que honra a tu Sanatorio.


¡Que la misión siempre queme el corazón y ponga en acción el amor que nos motiva a dar lo mejor por cada persona! En alianza con vos, nuestro amor se vuelve servicio.