Cáncer cérvico-uterino ¿Cómo prevenirlo a tiempo?

El cáncer cervicouterino (CC) es un tipo de cáncer que se produce en las células del cuello uterino, la parte inferior del útero que se conecta a la vagina. Es una enfermedad que, la mayoría de las veces, se desarrolla muy lentamente a partir de lesiones inicialmente benignas, pero que sin control y seguimiento pueden evolucionar al cáncer.


Es la segunda causa de muerte por cáncer en mujeres, entre los 35 y 64 años, a nivel mundial, y, a pesar de que podría prevenirse casi por completo, continúa siendo un problema significativo de salud pública en Argentina. Se estima que cada año se diagnostican en nuestro país alrededor de 4.500 casos nuevos y 2.000 mujeres mueren a causa de esta enfermedad. Afecta principalmente a mujeres de bajos recursos socioeconómicos que por diversas razones (como barreras geográficas, culturales y económicas) no acceden a los servicios de salud.


El virus del papiloma humano (VPH) es el principal factor de riesgo para el desarrollo de un cáncer cervical. Es una condición necesaria pero no suficiente para el desarrollo del Cáncer de Cuello Uterino. Esto significa que otros factores, como el entorno o estilo de vida, favorecen el desarrollo de la enfermedad.


En una etapa temprana, el cáncer cervical generalmente es asintomático. Por este motivo es muy importante realizarse PAP para detectar a tiempo las lesiones y tratarlas

En nuestro país existe un Programa Nacional de Prevención de Cáncer Cervicouterino (PNPCC), que tiene como objetivo principal contribuir a la reducción de la incidencia y mortalidad por esta enfermedad. Este programa contempla la prevención primaria a través de la vacuna contra el VPH, y la prevención secundaria, basada en el tamizaje de mujeres (con PAP y/o test de VPH).


La vacuna contra el VPH fue incorporada en el calendario de Vacunación Nacional a partir del año 2011. Es obligatoria y gratuita para niñas y niños que hayan cumplido los 11 años️.

El resto de las mujeres pueden decidir aplicarse la vacuna de forma voluntaria, teniendo en cuenta que la máxima eficacia la obtienen quienes no han tenido contacto con el virus, o sea aquellas mujeres que no hayan iniciado relaciones sexuales.


El Papanicolaou (también llamado PAP o citología cervico‐vaginal) es un estudio que se realiza como parte del control de salud en mujeres. Consiste en tomar células de la superficie del cuello del útero con una espátula especial para examinarlas luego al microscopio. Es una prueba rápida y sencilla que permite detectar, para luego tratar, las lesiones del cuello del útero. Las pruebas de detección del cáncer cervical deben iniciarse dentro de los 2 a 3 años del inicio de relaciones sexuales o a partir de los 21‐25 años de edad según criterio clínico

Inicialmente se debe realizar una vez por año a partir de los 30 años. Las mujeres vacunadas contra el VPH así como las mujeres embarazadas, postmenopáusicas y quienes ya no mantengan relaciones sexuales también deben realizar el PAP. A partir de los 65/70 años, las mujeres que han realizado sus controles de forma habitual, y aquellas mujeres a quienes se les ha extirpado el útero de forma completa, (mujeres operadas y sin útero) no necesitan continuar realizando la prueba, pero esta decisión debe ser consensuada con el médico tratante.

Si el PAP detecta una anomalía, es posible que requiera realizar pruebas adicionales o administrar algún tratamiento, por lo que es muy importante retirar el resultado del PAP y consultarlo con el médico.


La prueba de detección de VPH es una prueba muy importante para la prevención del cáncer Cervicouterino ya que permite identificar a las mujeres que poseen los tipos de VPH de alto riesgo oncogénico. (relacionados con el cáncer cervicouterino). Pero lamentablemente es una herramienta que no está al alcance de toda la población

El cáncer de cuello es una enfermedad lentamente evolutiva, por lo que repetir el PAP con la periodicidad recomendada y en la medida de lo posible, realizar la prueba de detección de VPH, brindará más oportunidades para el diagnóstico temprano y tratamiento oportuno.



Servicio de Ginecología

Sanatorio Mater Dei

Turnos: 4809 5533

Turnos online