Cuidado de los niños en el agua

El ahogamiento es un accidente infantil que merece especial atención, debido a la tasa de mortalidad y secuelas a que origina. Representa en Argentina una de las primeras causas de muerte en niños de 1 a 3 años.


Se considera como grupo de mayor riesgo a los niños que empiezan a caminar o movilizarse por sí mismos (aprox. 12 meses de vida) hasta los 5 años de edad.

Los niños pequeños pueden ahogarse en apenas 4 o 5 cm. de agua y eso puede suceder rápido y en silencio.

Por eso recomendamos realizar ciertas acciones para evitar y prevenir accidentes en el agua.


Prevención


Para que la actividad acuática se pueda realizar y disfrutar con seguridad, recomendamos:

  • Incentivar la enseñanza de la natación.

  • Explicar a los niños los “factores de riesgo”.

  • Evitar brusquedades o juegos violentos.

  • No ingresar al agua luego de ingerir alimentos.

  • No ingresar al agua después de tomar alcohol.

  • Pedir auxilio ante la menor señal de riesgo o dificultad.

El método de “visión directa permanente” es el más efectivo y menos costoso. Es imprescindible en lactantes y niños pequeños.


Piletas seguras


Responsabilidad de los adultos:

Las condiciones para una “pileta segura” constituyen, en la práctica, una de las normas menos observadas en nuestro país.

Es muy importante cumplir con estas pautas:

  • Vigilancia permanente de un adulto.

  • Cerco perimetral completo de 1,30 m de alto.

  • El cerco debe tener una puerta única con un mecanismo de apertura/cierre no accionable por niños pequeños.

  • Colocarle a los niños chalecos salvavidas.

  • Los bordes y el piso de la piscina deben ser de material antideslizante.

  • Las piletas “inflables” o “desarmables” deben ser siempre vaciadas totalmente luego de su uso diario.

¡RECORDÁ!

En caso de ahogamiento, activar el Sistema de Emergencia Médica llamando a los teléfonos 911, 107 u otros de acuerdo a cada localidad.