Embarazo y vacaciones, ¿cómo los combinamos?

La fecha probable de parto se va acercando y cuando menos lo esperamos, ¡llegó el verano! Muchos eligen irse de vacaciones, otros se quedan en la ciudad, pero no hay duda que el cuidado es en todo momento. Los meses de calor no tienen porqué suponer un riesgo ni para el bebé ni para la mamá.





Por eso, si te vas, te damos ciertos tips para poder disfrutar de tus vacaciones:


· No descuides tus controles:


Cuando planificas las vacaciones, en especial en el último trimestre, tené en cuenta las fechas de los controles programados. Es importante antes de irte que te realices un chequeo previo completo para evitar cualquier imprevisto en el destino.


Si se realizan viajes largos, mayores a tres horas, es conveniente cada dos horas detenerse y caminar 10 minutos. Esto mejora la circulación y evita la formación de trombos.


Ubicá también los lugares de atención por guardia, ya que ante una emergencia no es conveniente perder tiempo averiguando a donde ir y dónde hay cobertura por obra social o prepaga. Si no tenés cobertura en la zona, concurrí a un hospital público de la zona.


Si estás cursando un embarazo de riesgo, es conveniente vacacionar en lugares que tengan la estructura sanitaria adecuada (como por ejemplo, en grandes ciudades).


· Descansá:


Esta tiene que ser la prioridad 1 en la vida de la embarazada. El calor acentúa la sensación de cansancio y agotamiento. Por eso, es importante mantener las ocho horas diarias de sueño. En este punto, sabiendo que las fiestas suelen generar muchos eventos, no debemos sobrecargar nuestras agendas.


· Llevá a cabo una alimentación saludable:


Es importante ingerir abundante líquido, preferentemente agua. La recomendación son dos litros diarios. Evitá bebidas azucaradas o muy procesadas.


Se recomienda también realizar todas las comidas, para garantizar una alimentación completa, y evitá siempre saltear comidas.


Comé mucha fruta, y recordá pelarlas para evitar estar en contacto con los químicos que tienen las cáscaras.


· Cuidate del sol:


Durante el embarazo hay una hiperpigmentación de la piel en ciertas zonas por efecto hormonal, lo cual puede verse agravado por efecto del sol e incluso no desaparecer después del parto. La recomendación es aplicarse factor de protección solar (FPS no menor a 30) durante todo el día, no solo al ir a la playa. También, usá sombrero y anteojos de sol. Hay que tener mucho cuidado con la insolación, porque la deshidratación que conlleva puede provocar síntomas de parto prematuro y poner en riesgo al bebé.


· Dientes sanos, embarazo sano:


Debido que existe una relación entre la salud dental y los partos prematuros, es conveniente durante todo el embarazo tener un control odontológico completo, más cuando se va a estar un tiempo afuera. Es ideal ir al dentista al principio del embarazo, y antes de salir de vacaciones, para evitar que pueda presentarse alguna urgencia lejos de casa.


Este verano disfrutá, pero también cuídate. Es fundamental atender a las señales que te da tu cuerpo, y si es necesario, consultá con un médico.