Home office y ¿dolor en las manos?



Dolor en la muñeca, entumecimiento de la mano y hormigueo en los dedos. Estos son los primeros síntomas del Síndrome del Túnel Carpiano. En este último tiempo con la pandemia, el teletrabajo y las personas en sus casas, se incrementaron los padecimientos osteomusculares. De estas enfermedades, la más común es el Síndrome del Túnel Carpiano.


Se manifiesta en general más en mujeres mayores que en hombres, siendo la relación 3 a 1. En menores de 45 a 50 años suele presentarse en mujeres embarazadas, y es poco frecuente en hombres de esa edad.


Es una comprensión del nervio mediano de la muñeca, que es el que permite la sensibilidad y el movimiento a diferentes partes de la mano. Esta enfermedad tiene causas desconocidas, pero se cree que se debe a las actividades manuales que realizan los costureros, obreros y oficinistas. Se relaciona también con patologías como la artritis, artrosis, diabetes, tiroides, entre otras.


Los síntomas son diversos, e incluyen:


· Torpeza al agarrar objetos.

· Entumecimiento u hormigueo en los dedos.

· Entumecimiento u hormigueo en las palmas de las manos.

· Dolor que se extiende al codo.

· Dolor en la mano o en la muñeca.

· Problemas con los movimientos finos de los dedos (es decir, coordinación).

· Atrofia del músculo debajo del pulgar.

· Agarre débil en una o ambas manos.

· Debilidad en las manos.


Para poder proceder al diagnóstico, es necesario hacer distintos exámenes médicos, como radiografías de la muñeca, electromiografías, y velocidad de conducción del nervio. Estas pruebas descartan otros problemas como artritis, revisan los músculos, y visualizan que tan rápido se movilizan las señales eléctricas a través de un nervio.


El tratamiento puede ser por ejemplo:


· Usar una férula por la noche algunas semanas.

· Evitar dormir sobre las muñecas

· Aplicar compresas frías o calientes en la zona.


Como mencionamos anteriormente, este síndrome se manifestó en especial con la llegada del home office, el uso incorrecto del mouse y las malas posiciones al trabajar. Lo recomendado siempre es evitar llegar a este punto, utilizando aparatos ergonómicos o tomando descansos en el trabajo.


Recordá también que siempre es necesario acudir a un médico y realizar todas las consultas necesarias. La salud de nuestro cuerpo es integral y nuestras manos son nuestras ayudantes en todas las actividades que hacemos día a día. Por eso, ¡cuidemos nuestras manos!


Servicio de Traumatología