Pediatría y Covid 19 ¿Cuándo acudir a la guardia? ¿Cuándo hisoparlos?

Las enfermedades respiratorias como COVID-19, la gripe y el resfrío son provocadas por diferentes tipos de virus que pueden tener características y síntomas comunes que hacen muy difícil diferenciarlas clínicamente.


Los padres, especialmente los de niños escolarizados, deben estar alertas a la aparición de estos síntomas en sus hijos para poder actuar a tiempo, aislarlos y así evitar la diseminación de las enfermedades, entre ellas el COVID-19.



Los niños que se infectan con coronavirus pueden no tener síntomas, tener síntomas leves y solo algunos pocos llegan a tener síntomas más graves.

En pediatría los síntomas de COVID-19 son por orden de frecuencia: - Fiebre, tos, dolor de garganta, dificultad respiratoria, dolor de cabeza, diarrea y/o vómitos, dolores musculares y pérdida brusca del gusto y/u olfato.


En caso de que un niño comience con síntomas lo primero que hay que hacer es aislarlo. Después es importante establecer si son compatibles con un caso sospechoso o no, porque eso va a determinar la necesidad de hacer diagnóstico mediante un hisopado.


¿Cuándo son casos sospechosos?

Hay 3 situaciones muy claras:

1. Cuando presentan 2 o mas síntomas de los nombrados anteriormente. Hay que tener en cuenta que solo el 57% de los niños con covid tienen fiebre, por lo que la ausencia de fiebre no lo descarta. No esperen la fiebre para sospecharlo.

2. Cuando hay pérdida brusca de gusto y olfato.

3. Cuando siendo contacto estrecho presenta 1 o más síntomas de los siguientes: fiebre, tos, dolor de garganta y dificultad respiratoria.


En estos casos se debe realizar la consulta médica para evaluar al paciente y analizar si existe otra causa que explique en forma completa los síntomas y descarte el COVID-19. (por ejemplo, varicela, infección urinaria, alergias).


¿Qué hacemos cuando un niño solo tiene un síntoma y no son contacto estrecho?

La indicación en esos casos es aislamiento del niño y en los días siguientes monitorear la evolución del cuadro, es decir si aparecen síntomas nuevos compatibles con Covid-19, o por el contrario síntomas que indiquen otro diagnóstico diferente.


Es importante también evaluar que está pasando en la familia ¿hay casos sospechosos en el núcleo familiar, hay síntomas en los convivientes? ¿El paciente está dentro grupo con factores de riesgo? También hay que evaluar si tiene antecedentes personales que pueden indicar que los síntomas se deben a otra causa.


En momentos de cuarentena estricta es más sencillo indicar el aislamiento, pero en momentos de concurrencia a las escuelas aparecen nuevas situaciones que no están protocolizadas debido a la gran variabilidad de escenarios posibles, y son las que en algunos casos nos hacen asumir al paciente como caso sospechoso para garantizar un regreso a clases más seguro. Por eso ante la duda es conveniente consultar al pediatra de cabecera o al Sanatorio para ayudar a determinar la indicación de aislamiento o de hisopar.


¿Los mocos son síntoma de COVID-19?

Los mocos solos sin ningún otro síntoma, al día de hoy en Argentina, no son criterio diagnóstico de COVID-19. Igualmente es importante recordar que los pacientes con COVID-19 pueden tener mocos, con lo cual su presencia no lo descarta.

Entonces en los chicos con mocos es importante analizar el contexto. Debemos establecer si se acompaña de otros síntomas, como dolor de garganta, tos, febrícula, y en los más pequeños observar si hay decaimiento o irritabilidad ya que la cefalea o el dolor muscular muchas veces no lo saben describir. Debemos evaluar si hay síntomas en los convivientes y también sus antecedentes personales como en el caso de pacientes con rinitis alérgicas crónicas.


Diagnóstico

Una vez que el niño es considerado caso sospechoso, se debe realizar una prueba diagnóstica y aislar a los contactos.

El metodo diagnóstico de laboratorio de SARS-CoV-2 más sensible es la prueba de detección directa del genoma viral por PCR en un hisopado nasofaríngeo. Es una prueba con muy buena sensibilidad en los pacientes sintomáticos, con mayor rendimiento en el segundo o tercer día de síntomas.


Por eso lo ideal no es consultar inmediatamente con el primer registro febril, sino en la medida de lo posible y cuando el estado general del paciente lo permita esperar por lo menos 24 horasantes de la primera consulta.


Existen además las pruebas rápidas de antígeno, que se utiliza en los primeros 7 días de síntomas, que también se hace con hisopado nasofaríngeo y el resultado se informa en 30 minutos; pero hay que tener en cuenta su menor sensibilidad dependiendo del método y que si el resultado es positivo confirma el diagnostico, pero el negativo no descarta la enfermedad por lo que en casos de alta sospecha diagnostica debe confirmarse con una PCR.


También se puede diagnosticar COVID-19 sin realizar ningun estudio, esto se hace en lugares con alta circulación viral donde se confirma un caso por criterio clínico/epidemiológico. Esto significa que los pacientes que presentes 2 o mas síntomas compatibles y sean contacto estrecho o presenten pérdida brusca de gusto y/u olfato se los considera positivos sin hisopar.


Entonces si el resultado de la PCR fuera negativo o no detectable, seguirán en contacto con su pediatra para evaluar diagnósticos alternativos y controlar la evolución del cuadro.


Si se diagnostica enfermedad por COVID-19 por el método que sea, debe aislarse en su domicilio y de sus convivientes durante 10 días. En la página del Sanatorio van a encontrar la guía informativa donde esta detallado como realizar en forma correcta el aislamiento.


Se debe continuar el seguimiento médico por su agente de salud o por telemedicina de nuestro Sanatorio. Las pautas de alarma para concurrir nuevamente a la guardia son signos de dificultad respiratoria, falta de aire, fiebre alta persistente que no cede con antitérmicos, confusión o desorientación, o un deterioro del estado general.


Alta

El niño con COVID positivo tendrá el alta médica luego de 10 días de iniciado los síntomas y habiendo estado asintomático los últimos 3 días. No hace falta realizar nuevo hisopado para el alta.


Aislamiento de contactos

En el momento que un caso se define como sospechoso se debe comenzar a identificar y aislar a los contactos estrechos, estos son los convivientes y los que estuvieron a menos de 2 metros por más de 15 minutos sin las medidas de protección adecuadas y que hayan estado en contacto con el paciente desde 48 horas antes del inicio de los síntomas. Esto incluye las burbujas escolares, por lo que deben cerrarse.


Si se descarta el diagnóstico, se levanta el aislamiento de la burbuja y los contactos estrechos. Y nuestro paciente sigue en estudio.


Si se confirma COVID-19 positivo continúa el aislamiento de los contactos estrechos y se cuentan los días a partir del día que estuvieron en contacto con el positivo. La duración del aislamiento de los contactos depende del tiempo de incubación del virus, que es el tiempo que el virus puede esperar para manifestarse y los métodos diagnósticos no lo detectan, por eso el aislamiento como única medida de protección a los demás.


Cada virus tiene su tiempo de incubación diferente, lo que se sabe es que el tiempo de incubación del COVID-19 es de máximo 14 días, significa que después de 14 días tengo la certeza que no me contagie. De acuerdo a los estudios actuales, se determinó que después del día 10 el riesgo de desarrollar la enfermedad es menor a 2,5%. Esto permite definir una cuarentena acortada de 10 días siendo que la mayoría de los casos se manifiesta antes y del día 11 al 14 mantener vigilancia de síntomas, sin actividades sociales y lo más importante sin contacto con personas de riesgo, tales como personas mayores de 60 años, obesos, diabéticos, enfermedad oncológica en tratamiento, entre otras.

No es necesario la realización de PCR de control para otorgar el alta epidemiológica de un contacto estrecho una vez cumplido su aislamiento. Si esta hubiera sido realizada, deberá haber sido luego del 7° día del último contacto con un positivo, porque si se realiza antes está en período de incubación y todavía tiene alta posibilidad de desarrollar la enfermedad.


También se puede dar la situación que un contacto estrecho se haga una PCR antes del día 7 por tener algún síntoma, y si la PCR es negativa significa que no desarrolló la enfermedad aún, pero debe completar el período de aislamiento por el que era contacto estrecho.


Consultas frecuentes: Si la burbuja de nuestro hijo se cierra por un compañero positivo, ¿nuestro hijo es contacto estrecho por lo que debe estar aislado en casa?

Si, debe permanecer aislado como contacto estrecho. Sus padres y hermanos son contacto de contacto estrecho lo que significa que pueden seguir su vida normal con todas las medidas de protección de siempre, uso de barbijo, distancia social y lavado de manos. Si nuestro hijo empieza con síntomas, la familia pasa a ser contacto estrecho por lo que se tiene que aislar todos los integrantes y confirmar el diagnóstico en quien tuviera síntomas.


Si un compañero de nuestro hijo es contacto estrecho de un positivo de COVID-19. ¿Qué pasa con la burbuja?

Por ejemplo, tenemos a un padre que es COVID-19 positivo, sus hijos quedan aislados por contacto estrecho. O sea que esos chicos no deben ir al colegio. En esos casos mientras el niño esté asintomático sus compañeros de colegio son contacto de contacto por lo que la burbuja no debe cerrarse. El contacto de contacto no es contacto estrecho. Si el niño que es contacto estrecho comienza con síntomas en los primeros días de aislamiento y es un caso confirmado, la burbuja pasa a ser contacto estrecho y se cierra, y nuestro hijo pasa a ser contacto estrecho.


Esto fue un resumen dirigido a padres para el manejo de niños con síntomas respiratorios, y los datos fueron tomados al día de hoy, abril 2021 según los protocolos del Ministerio de Salud de la Nación, del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, y del Consejo Federal de Educación.



Dra. Lucila Gadda | Dr. Alejandro Ellis

Pediatría - Sanatorio Mater Dei

4809 5533

turnos online