¿Qué es la Endometriosis?

La endometriosis es una enfermedad ginecológica benigna, que puede afectar a toda mujer en edad reproductiva. Hasta la fecha no se conoce la causa de esta enfermedad. Las teorías e hipótesis son numerosas y diversas, lo que medicamente se denomina enfermedad multifactorial. Aún la medicina no ha podido revelar de forma certera la causa de la endometriosis.



El tejido que tapiza el interior del útero se denomina endometrio. En condiciones normales, sólo debe encontrarse dentro del útero, pero cuando dicho tejido se ubica por fuera de la cavidad uterina se denomina endometriosis. En la mayoría de los casos, este tejido alterado se ubica en los órganos genitales femeninos (útero, ovarios, ligamentos y órganos vecinos en la pelvis), pero también se ha detectado endometriosis en otros tejidos y órganos como cicatrices de cesáreas, pulmones, nariz, cerebro, entre otros. Con la endometriosis, el tejido similar al endometrio actúa como lo haría el tejido endometrial: se engrosa, se descompone y sangra con cada ciclo menstrual. Pero debido a que este tejido no tiene forma de salir del cuerpo, queda atrapado.


¿Cuándo la endometriosis afecta a los ovarios?

Cuando se pueden formar quistes llamados endometriomas. El tejido circundante puede irritarse y eventualmente desarrollar tejido cicatricial y adherencias, es decir, bandas de tejido fibroso que pueden hacer que los tejidos y órganos pélvicos se peguen entre sí.

¿Cómo se manifiesta y cómo se diagnóstica?

El síntoma principal es la menstruación dolorosa, llegando a ser invalidante en algunos casos. La calidad de vida se va deteriorando con el tiempo, ya que es una enfermedad inflamatoria y crónica. En la conciencia generalizada de la mayoría de las mujeres se considera que “la menstruación dolorosa es normal”. Esta subestimación, en muchas oportunidades, silencia los síntomas de la endometriosis y retrasa su diagnóstico.


¿Cuáles son los signos y síntomas?

Los signos y síntomas comunes de la endometriosis incluyen los siguientes:

· Períodos dolorosos (dismenorrea). El dolor pélvico y los cólicos pueden comenzar antes y continuar durante varios días después de que comience el período menstrual. También puedes tener dolor en la región lumbar y en el abdomen.

· Dolor al tener relaciones sexuales. El dolor durante las relaciones sexuales o después de estas es común con la endometriosis.

· Dolor al defecar o al orinar. Es más probable que tengas estos síntomas durante un período menstrual.

· Sangrado excesivo. Puedes tener períodos menstruales abundantes esporádicos o sangrado entre períodos (sangrado intermenstrual).

· Infertilidad. Algunas veces, la endometriosis se diagnostica primero en aquellas personas que buscan tratamiento para la infertilidad.

· Otros signos y síntomas. Puedes presentar fatiga, diarrea, estreñimiento, hinchazón o náuseas, especialmente durante los períodos menstruales.

La intensidad del dolor no es necesariamente un indicador confiable de la extensión de la afección. Podría ser una endometriosis leve con dolor intenso o una endometriosis avanzada con poco o ningún dolor. La endometriosis generalmente se desarrolla varios años después del inicio de la menstruación (menarquia). Los signos y síntomas de la endometriosis pueden mejorar temporalmente con el embarazo y pueden desaparecer por completo con la menopausia, excepto en aquellas mujeres que estén en tratamiento con estrógeno.

¿La endometriosis tiene cura?

Lamentablemente no hasta la fecha, pero es posible tratarla y alcanzar prácticamente su cura sintomatológica del dolor en el 90% de los casos y dependiendo como haya sido su abordaje diagnóstico y terapéutico. En la actualidad, el pronóstico es bueno. Respecto a la fertilidad, según cada caso y nivel de complejidad que presente la paciente, el embarazo en la mayoría de las veces, se puede lograr de forma natural o con técnicas de reproducción asistida.

Factores de riesgo

Hay factores que te ponen en mayor riesgo de desarrollar endometriosis, tales como los siguientes:

· No haber tenido hijos

· Primera menstruación a una edad temprana

· Menopausia a una edad avanzada

· Ciclos menstruales cortos, p. ej., menos de 27 días

· Períodos menstruales intensos que duran más de siete días

· Tener niveles más altos de estrógeno en el cuerpo o una mayor exposición durante toda la vida al estrógeno que produce tu cuerpo

· Bajo índice de masa corporal

· Uno o más familiares (madre, tía o hermana) con endometriosis

· Trastornos del aparato reproductor

¿Qué tratamientos hay para la endometriosis?

El enfoque del tratamiento que elija el médico dependerá de la gravedad de los signos y síntomas y del deseo de quedar embarazada. En base a estos se evalúa las expectativas en conjunto con la paciente, detallando todos los pro y contra de cada una de las terapéuticas.

El abordaje de la endometriosis no es igual para todas las pacientes. Al ser una enfermedad crónica y progresiva, el tratamiento puede ser prolongado y su mayor adhesión puede ayudar a obtener mejores resultados terapéuticos. No existe un tratamiento único e igual para todas las mujeres. Por esta razón, es importante la personalización e individualización de la paciente con endometriosis.

¿En qué consiste los tratamientos?

En líneas generales existen 2 forma de tratar la endometriosis. - Tratamiento médico que se basa en abordar “los síntomas” con medicación para el dolor (antinflamatorios no esteroideos) que van acompañados, la mayoría de los casos, por Anovulatorios: Progestínicos o anticonceptivos hormonales combinados, como 1ra línea. - Tratamiento quirúrgico con cirugías Conservadoras o Definitivas según cada caso, con el objetivo de eliminar toda la endometriosis posible (completa u óptima) para evitar en el futuro nuevas reintervenciones. Finalizada una intervención, se realizaran controles de evaluación y repuesta con seguimientos rutinarios a los 6, 12 y 48 meses, según cada paciente con acompañamiento de alguna medicación hormonal o no, combinando los tratamientos.

Finalmente, esta patología que puede presentarse de distintas maneras, repercute a cada mujer y su entorno con múltiples alcances. Las diferentes personalidades y estado emocional según el momento en que se encuentre la mujer, puede llegar a tener un impacto positivo o negativo en los síntomas relacionados al dolor. La clave es tratamiento integral de la persona (mente-cuerpo y alma) y no solo “el caso” u órgano afectado. Son más de lo que podemos imaginarnos, las mujeres que padecen endometriosis y todas merecen una atención individualizada.

Dra. María Fernanda Damiani MN 120594 Ginecóloga Sanatorio Mater Dei