top of page

Vacaciones: ¿Cómo liberarte del estrés y la ansiedad?

Las vacaciones, percibidas como un tiempo de descanso y relajación, pueden sorprendentemente desencadenar niveles significativos de ansiedad y estrés en algunas personas. Pero, ¿cómo es posible que esto suceda?



Te compartimos algunos ítems para que tengas en cuenta:


1. El cerebro entre el trabajo y el ocio

Nuestro cerebro, acostumbrado al modo trabajo, puede tener dificultades para cambiar al modo descanso. La adaptación de nuestras mentes a la relajación requiere tiempo.


2. El dilema de las expectativas

Las vacaciones a menudo se asocian con expectativas elevadas de relajación y felicidad. Sin embargo, cuando la realidad no cumple con estas expectativas, puede surgir malestar. El cerebro, programado para buscar recompensas, puede reaccionar negativamente ante la discrepancia entre las expectativas y la experiencia real, desencadenando respuestas emocionales y físicas de estrés.


3. Cambios en la rutina y la incertidumbre

El cerebro tiende a buscar la seguridad y la predictibilidad. Las vacaciones implican cambios en la rutina diaria y la introducción de elementos desconocidos. Para algunas personas, esto puede generar un aumento en la ansiedad, ya que el cerebro interpreta estos cambios como posibles amenazas. La incertidumbre sobre cómo se desarrollarán las vacaciones puede activar respuestas de estrés, incluso cuando la intención inicial era relajarse.


4. La trampa de la productividad en vacaciones

En un mundo obsesionado con la eficiencia y la productividad, las vacaciones no son inmunes a la presión de "hacerlo bien". La idea de aprovechar cada momento puede convertir nuestro tiempo de descanso en una carrera contra el reloj, robándonos la oportunidad de simplemente disfrutar.


5. La culpa del descanso

Cuando deberíamos estar relajándonos, a veces aparece un sentimiento de culpabilidad. La voz interna que dice: "Deberías estar haciendo algo más productivo", puede empobrecer la capacidad de disfrutar del presente.


6. El estrés de desconectar

La idea de desconectar completamente puede generar estrés en sí misma. ¿Y si se necesita algo urgente en el trabajo? ¿Y si perdemos una oportunidad importante? Esta constante conexión mental al trabajo puede sabotear nuestro intento de disfrutar las vacaciones plenamente.


Estrategias para gestionar la ansiedad y el estrés:

  • Establecer expectativas realistas: Reconocer y aceptar que las vacaciones pueden no ser perfectas, y que está bien tener momentos de descanso y otros de desafío.

  • Establecer límites claros: Define límites con respecto al trabajo y establece tiempos dedicados exclusivamente al descanso.

  • Aceptar la importancia del ocio: Comprende que el descanso no es tiempo perdido, sino una inversión en tu bienestar y productividad futura.

  • Prácticas de Mindfulness: La atención plena puede ayudar a reducir la reactividad emocional y promover la aceptación de la realidad presente.

  • Mantenimiento de rutinas saludables: Incluir ejercicio, una dieta equilibrada y un sueño adecuado puede contrarrestar los efectos negativos del estrés. La ansiedad y el estrés durante las vacaciones son fenómenos multidimensionales que involucran tanto factores psicológicos como neurobiológicos y contextuales.

Al comprender estos mecanismos, podemos desarrollar estrategias efectivas para gestionar el estrés y permitir un disfrute más pleno de las vacaciones. En última instancia, el equilibrio entre las expectativas realistas, la autocompasión y la atención consciente puede conducir a unas vacaciones más saludables y satisfactorias.


Es importante romper con la idea de que se debe ser productivo todo el tiempo y permitirse experimentar el placer simple de relajarse sin remordimientos.

¡Tu bienestar lo agradecerá!


Equipo de contención

Sanatorio Mater Dei

bottom of page