Vitamina B12

La vitamina B12, conocida también como cianocobalamina, se encuentra en diversos alimentos de origen animal, como en las carnes, el huevo, la leche y sus derivados.



Es un nutriente crítico en cualquier patrón alimentario, en especial para los veganos, vegetarianos y los flexitarianos (estos últimos consumen carne una vez por semana). Su deficiencia también puede observarse en la población general de más de 50 años, en situaciones de malabsorción y en pacientes con neoplasias, hipertiroidismo, o medicados con Metformina.


La deficiencia de esta vitamina se manifiesta de formas graves, como por ejemplo:

1. Defectos del Tubo Neural.

2. Anemia Megaloblástica.

3. Hiperhomocisteinemia, con posible consecuencia de accidente cerebro vascular (ACV).

4. Desmielinización de sistema nervioso central y de nervios periféricos, parestesias, atrofia óptica, alteraciones de la memoria, deterioro cognitivo y progresión de Alzheimer.

5. Alteraciones gastrointestinales.


La deficiencia de B12 puede producir estas manifestaciones neurológicas en ausencia de alteraciones hematológicas.


Es muy importante consumir alimentos de origen animal como carnes, huevos y/o leche. En el caso que se elija no consumir esos alimentos, se sugiere incorporar otras fuentes seguras de vitamina B12, como por ejemplo, los alimentos fortificados. Las fuentes NO seguras de vitamina B12 son las algas, los alimentos fermentados y la levadura nutricional no fortificada.


Si uno decide no consumir alimentos de origen animal, es fundamental realizar una consulta médica para chequear las reservas, y así, poder suplementar este nutriente.


Lic. Candela Lepera

Servicio de Nutrición