Zinc, un mineral esencial

El zinc es uno de los minerales esenciales más abundantes en el cuerpo humano. Su cantidad en el individuo adulto oscila entre 1 y 2,5 g, siendo el segundo oligoelemento en relación a la cantidad total en el organismo, seguido por el hierro.

Las concentraciones más elevadas aparecen en el hígado, páncreas, riñones, huesos y músculos voluntarios, existiendo también concentraciones importantes en el ojo, próstata, espermatozoides, piel, pelo y uñas.


Se encuentra disponible principalmente en alimentos de origen animal siendo fundamental para el correcto funcionamiento del sistema nervioso central y del sistema inmunológico. Desempeña funciones estructurales como componentes enzimáticos de múltiples proteínas en el organismo.


La mayor parte de ingestión diaria de zinc es proporcionada por las carnes, pescados, aves, leche y sus derivados. Las ostras y otros mariscos, hígado, cereales de granos integrales, derivados de la soja y frutos secos.


Funciones del zinc en el organismo:

  • Fortalece el sistema inmune.

  • Estimula el crecimiento y desarrollo infantil.

  • Retrasa el envejecimiento.

  • Mejora la memoria.

  • Favorece la cicatrización de las heridas.

  • Actúa en reacciones enzimáticas, síntesis de proteína y de ADN.

  • Equilibra los niveles de azúcar en la sangre.

  • Mejora la apariencia de la piel y fortalece el cabello.

¿Sabías qué?

  • La absorción de Zinc es limitada y depende de las reservas que tenga el organismo. El que procede de alimentos de origen animal se aprovecha mejor que el de los vegetales

  • Las proteínas y vitamina C favorecen su absorción. En cambio, el ácido oxálico (verduras de hoja verde, frutos secos, café, té) y el ácido fítico (semillas, legumbres, frutos secos) la disminuyen. También la dificultan el exceso de cobre, calcio y fósforo.



Servicio de Nutrición

Sanatorio Mater Dei

Turnos: 4809 5533

Turnos online