Nuestra historia

El Sanatorio Mater Dei es una Asociación Civil sin fines

de lucro. Pertenece desde 1975 al Instituto Secular

Hermanas de María de Schônstatt.

Su historia
En su paso por nuestro país entre los años 1947 y 1952, el P. Kentenich

vislumbró, con intuición profética, la importancia de la irradiación ética

y religiosa de un Sanatorio en la Ciudad de Bs. As. como centro para la

formación y transformación de la sociedad; por este motivo, él mismo

expresó a las Hermanas que sería bueno que contaran, además de un

colegio y una universidad, con un sanatorio.


Quién se imaginaría en aquel tiempo que el 15 de septiembre de 1975 las Hermanas de María de Schönstatt tomarían posesión oficial del Sanatorio que hasta ese momento llevaba el nombre de la “Pequeña Compañía de María”.


Pequeña Compañía de María
La comunidad de las Hermanas de la Pequeña Compañía de María (PCM) es una congregación fundada en Inglaterra en el año 1877 por la Madre Mary Potter. Se dedican a la asistencia de los enfermos y moribundos.
Después de su llegada a la Argentina en el año 1913, fueron ampliando su 
actividad a la Ciudad de Buenos Aires. Con la ayuda de numerosos bienhechores, el 29 de julio de 1939 se inauguró el Sanatorio Pequeña Compañía de María en la Avenida Alvear 3576/863.

La piedra fundamental del nuevo edificio ubicado en San Martín de Tours 2952, fue bendecida el 22 de agosto de 1948 por el entonces Cardenal primado de la Argentina, Mons. Santiago Luis Copello; la inauguración fue el 13 de octubre de 1953. La crónica de aquel tiempo relata: “el sanatorio tendrá capacidad para 80 enfermos, con servicios de cirugía, clínica médica, etc., y un piso dedicado exclusivamente a la atención de niños. Cada paciente podrá hacerse atender por el médico que prefiera. En cuanto a la escuela de ‘nurses’, tendrá capacidad para 40 alumnas a las que se impartirá enseñanzas de acuerdo con el programa internacional de esa profesión”.


Los comienzos de las Hnas. de María de Schönstatt en el Sanatorio

En el año 1960 las Hermanas M. Benedikte, M. Diemut y M. Delia comenzaron su actividad como enfermeras en el Sanatorio de la Pequeña Compañía.

Las tres Hermanas trabajaron en todos los servicios y aprendieron mucho de la excelente preparación y eficiencia de las Hermanas de la PCM. En esos años, también otras Hermanas realizaron pasantías en los sectores de cocina, calderas y nursery.
Hacia el año 1974, las Hermanas de la PCM habían decidido retirarse del Sanatorio en Buenos Aires. Luego de haberse dedicado 35 años aquí en la tarea de asistencia a los enfermos, no quisieron que su obra perdiera 
su misión espiritual y apostólica. Por eso trataron de convocar a diversas congregaciones para ofrecerles este campo de apostolado, entre ellas la comunidad de las Hnas. de María de Schönstatt.


Un primer paso fue el envío de dos Hermanas a modo de prueba, para adquirir elementos concretos para tomar la decisión. La Hna. M. Magdalena y la Hna. M. Diemut llegaron al Sanatorio el 1o de abril de 1975. En ese momento el Sanatorio contaba con 300 empleados aproximadamente. La situación financiera se había deteriorado en el último tiempo y había que saldar varias deudas.
Con fe en la Divina Providencia, las dos Hermanas comenzaron a adentrarse 
en la organización del sanatorio. Así pasaron las semanas, hasta que se requirió una definición de la situación. Para alegría de todos, el día 18 de mayo de 1975, domingo de Pentecostés, se comunica oficialmente la decisión de que las Hermanas de María de Schönstatt aceptaban quedar a cargo del Sanatorio.


Su nombre

El nombre original del Sanatorio responde a la identificación con la comunidad religiosa que lo fundó: “Pequeña Compañía de María”. Por lo tanto, al retirarse las Hermanas de la PCM y cambiar de dueño, debía también cambiar el nombre.
En los intercambios y debates surgieron distintas posibilidades. Desde un primer momento quedó descartada la opción de que lleve el mismo nombre 
que la nueva comunidad, “Hermanas de María de Schönstatt”;

la pronunciación del nombre en alemán fue una primera dificultad, y también el hecho de que el Movimiento de Schönstatt no era popularmente conocido en ese entonces.


Tanto el nombre “Hnas. de María” como la espiritualidad y la misión de la comunidad, la imagen y la devoción a la Virgen María ocupa un lugar de especial relevancia. Esto motivó a que sea un atributo de la Santísima Virgen
el que defina el nombre del Sanatorio.

 

El título “Madre de Dios” fue adquiriendo cada vez mayor importancia en los intercambios: ser la Madre de Dios es la razón de todas las prerrogativas y títulos de María; por ser la Madre de Dios, ella tuvo un papel decisivo y protagónico en la historia de Salvación. Este título muestra a María en su rasgo de Madre, como modelo de servicio al prójimo, de disponibilidad. Como Madre de Dios, ella es un modelo para la atención de todos los que acudan a este Sanatorio.
Estas argumentaciones llevaron a tomar la decisión por “Mater Dei” -en latín, “Madre de Dios”- como el nombre del Sanatorio en esta nueva etapa.

El día del Sanatorio
De acuerdo a su nombre, “Mater Dei”, en los primeros años se celebró el día del sanatorio cada 25 de marzo, en la solemnidad de la Anunciación del Señor. Con el tiempo se hizo una reflexión más profunda sobre el sentido de celebrar un día especial, y se decidió modificar la fecha; a partir de ese momento, sería el 15 de septiembre.
Cada 15 de septiembre se recuerda en la Iglesia Los Siete Dolores de 
María. En su contenido, esta celebración tiene mucho para decir a una institución de salud, en donde la mayoría de las personas que atendemos carga con sus propios dolores y sufrimientos.


El 15 de septiembre de 1968 el Padre José Kentenich partió a la eternidad; en su carisma encontramos las bases de la filosofía institucional del Sanatorio.


El 15 de septiembre de 1975 fue la fecha de la toma oficial de posesión del Sanatorio de las Hnas. de María de Schönstatt, y constituye el día oficial de aniversario.