top of page

Salud mental: ¿Qué es y cómo funciona el estrés?

Lo que distingue y caracteriza al ser vivo es la facultad de adaptación al cambio. Y cualquier cambio al que debamos adaptarnos representa estrés, ya sea por acontecimientos negativos, como mudanzas, enfermedades, o positivos, como casarse, completar una carrera o nuevas responsabilidades en el trabajo ligadas a un ascenso.



Nuestras experiencias estresoras provienen de dos fuentes fundamentales: nuestro entorno, que abarca desde la exposición a ruidos molestos, sobrecarga de trabajo, conflictos interpersonales o dificultades económicas; y nuestro propio organismo, como el insomnio, alteraciones hormonales, afecciones médicas o preocupaciones.


¿Cómo funciona el estrés?

El estrés es la acomodación a situaciones nuevas y la respuesta ante los estímulos que trastornan su equilibrio. Consta de tres fases:


1. Fase de reacción de alarma:

El organismo libera hormonas (adrenalina y noradrenalina) que propician una reacción rápida e intensa: aumentan los latidos del corazón y el ritmo respiratorio, se elevan el nivel de azúcar en la sangre, se incrementan la transpiración, dilatan las pupilas, se altera el tono muscular y se hace más lenta la digestión. Y se incrementa también la liberación de otras hormonas (catecolaminas y cortisol). A esto sigue una sub-fase en la que se movilizan sistemas defensivos. Y la activación nerviosa es sentida como ansiedad.


2. Fase de resistencia:

El organismo hace intervenir todos sus mecanismos de adaptación y repara daños o desequilibrios causados por la reacción de alarma. En esta fase la respuesta es más lenta y sostenida. Se intensifica la liberación de cortisol. Y si la situación estresante persiste, el cuerpo permanece alerta y no puede restaurarse y se produce la siguiente fase.


3. Fase de agotamiento:

Acaba con las reservas adaptativas del organismo y altera su equilibrio pudiendo originar, en función también de la vulnerabilidad de cada persona, diferentes alteraciones y dolencias. Estos trastornos generalmente afectan el sistema nervioso autónomo, al sistema neuroendocrino y al sistema inmunológico. La hipertensión, pérdida de memoria, fatiga, algunas jaquecas, tensión, irritabilidad, alteraciones en el sistema inmune, algunas enfermedades de la piel, depresión, ansiedad, son ejemplos de alteraciones que pueden estar relacionadas con el estrés.


¿Cuándo el estrés se convierte en problema?

El estrés es un mecanismo normal, adaptativo. No obstante, cuando estamos sometidos a condiciones estresantes de elevada intensidad y duración, es muy probable que se convierta en disfuncional, interfiriendo en nuestro desempeño, y transformándose, además, en un problema de salud: alteraciones psicofisiológicas (sueño, alimentación, sexualidad); emocionales (ansiedad, depresión); neurovegetativas (taquicardia, dolencias musculares, molestias digestivas); del rendimiento intelectual (concentración, memoria); debilitamiento del sistema inmunológico (mayor riesgo de infecciones).


Dos tipos de estrés

-Estrés “bueno”: cuando la respuesta frente a las demandas del medio interno o externo, son adecuadas, y asumibles para el organismo. Este estrés es necesario para el funcionamiento del organismo y su adaptación al medio.


-Estrés “malo”: cuando las demandas del medio son excesivas, intensas y/o prolongadas, y superan la capacidad de resistencia y de adaptación del organismo. Si este estrés se prolonga puede generar disfunciones en nuestros órganos, favorece la aparición de las llamadas enfermedades de adaptación o psicosomáticas, y puede precipitar la aparición de otras.


Herramientas para manejar el estrés

  • Aprender a establecer prioridades y a delegar.

  • Reconocer las circunstancias que no se pueden cambiar. Aceptar que hay aspectos que no se pueden cambiar permite afrontarlos con menor perturbación.

  • Buscar formas de relajarse: ejercicio físico, ejercicios de respiración, ocio y recreación.

  • Mantener tiempos de conexión con los demás.

  • Sostener un buen descanso.


Si considerás que el estrés se ha vuelto un problema en tu vida, no dudes en consultar con un profesional.

Equipo de Contención

Sanatorio Mater Dei

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page