top of page

Várices y Telangiectasias

La presencia incómoda de várices que hacen relieve o de telangiectasias llamadas “arañitas”, que se ven por su típica coloración azulada o rojiza y que denotan vasos muy superficiales dilatados, tienen una gran connotación estética.



El diagnóstico, el primer paso: Para seleccionar el tratamiento más adecuado, es fundamental realizar un correcto diagnóstico de las várices. El Eco Doppler es una prueba no invasiva que utiliza ondas sonoras para ver cómo fluye la sangre a través de las válvulas de las venas. Una ecografía de la pierna puede ayudar a detectar coágulos sanguíneos y obtener imágenes de la disposición venosa normal y patológica debajo de la piel.

Con los resultados, el médico puede indicar la realización de distintos tratamientos, en función del tipo de várice o telangiectasia identificada. El Dr. Guillermo Buero y el Dr. Ezequiel Pietravallo nos explican las diferencias: Tratamiento esclerosante: La escleroterapia trata de manera efectiva las venas varicosas y las telangiectasias o las llamadas “arañitas”. Por lo general se la considera el tratamiento de elección para las venas varicosas pequeñas.


La escleroterapia consiste en inyectar una solución directamente en la vena. La solución hace que la vena cicatrice, forzando la sangre a reencaminarse a través de venas más sanas. La vena colapsada es absorbida por el tejido local y con el tiempo desaparece.


Después de la escleroterapia, las venas tratadas tienden a desaparecer en el plazo de unas pocas semanas; aunque a veces puede pasar un mes o más para ver el resultado final. En algunos casos, se necesitan varios tratamientos de escleroterapia.


Podrás levantarte y caminar tan pronto como termine el procedimiento. Caminar y mover las piernas es importante para prevenir la formación de coágulos sanguíneos. Se te pedirá que utilices medias de compresión o vendajes (generalmente durante unas dos semanas) para mantener la compresión en las venas tratadas. La mayoría de las personas retoma la actividad normal en el mismo día; sin embargo, se recomienda que alguien te lleve a casa después del procedimiento.


Procedimiento quirúrgico con láser

La cirugía láser de las várices es una técnica mínimamente invasiva que se utiliza para el tratamiento de las várices más grandes. Se trata de una técnica de rápida recuperación, que se se realiza de forma ambulatoria, es menos dolorosa que la cirugía convencional y tiene un postoperatorio más corto, más confortable, con menos dolor y molestias y con una rápida inserción laboral. La técnica con láser no se aplica solamente a las venas safena interna o externa (son las venas superficiales) sino también en las venas perforantes insuficientes (son aquellas que comunican las venas profundas de las piernas con las superficiales).


Para el tratamiento de las venas más profundas se realiza un abordaje percutáneo bajo control Eco Doppler, que es una técnica que nos permite, mediante punción con una aguja muy pequeña dentro de la cual va la fibra láser, transportar a esta al interior de la perforante. Una vez dentro de la vena, la descarga laser logra cerrarla en forma completa y definitiva. Como la punción es puntiforme no deja cicatriz.

Tratamientos + Control Dermatológico y actividad física A cualquiera de los dos tratamientos citados hay que sumarle el control dermatológico, que es fundamental. Por eso, existen una serie de técnicas simultáneas o sucesivas que hacen al cuidado de la piel y que tienden a evitar los hematomas posteriores a los citados tratamientos, que si bien son tenues y muy superficiales, pueden existir.

También, son aconsejables las caminatas, natación y bicicleta que tonifican los músculos de la pantorrilla, los cuales actúan como eficaz bomba propulsora del retorno venoso hacia el corazón, que es una de las funciones principales del Sistema Venoso.


Dr. Ezequiel Pietravallo | Dr. Guillermo Buero

Sanatorio Mater Dei

Turnos:

📞 Call center: 4809-5533

🌐 Web: www.sanatoriomaterdei.com.ar

📲 WhatsApp: 11-3202-7629

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page