top of page

Anemia: ¿Qué debemos tener en cuenta?

La anemia es una afección en la cual el organismo presenta disminución de glóbulos rojos necesarios para transportar un nivel adecuado de oxígeno a los tejidos del cuerpo.

Se detecta por un análisis de sangre con hematocrito y hemoglobina bajo. Provoca cansancio y debilidad. Puede ser temporaria o duradera y variar de grado leve a severa.



Puede ser causada por deficiencia de hierro, el cual es fundamental para la producción de hemoglobina que es la encargada de transportar el oxígeno.

Por lo general, esta insuficiencia de hierro puede corregirse con suplementos, aunque el médico deberá realizar estudios complementarios para confirmar el déficit de hierro y su causa.


¿Cuáles son los síntomas de anemia?

Los signos y síntomas de la anemia pueden variar, dependiendo de la causa y la gravedad de la misma, aunque también es posible no presentar ningún síntoma.


Algunos de ellos son:

●      Fatiga

●      Debilidad         

●      Piel pálida o amarillenta

●      Latidos del corazón irregulares

●      Dificultad para respirar

●      Mareos o aturdimiento

●      Dolor en el pecho

●      Manos y pies fríos

●      Dolores de cabeza


Si presentas algunos de estos síntomas es probable que tu médico te solicite un laboratorio clínico para descartar o confirmar la anemia.


Factores de riesgo

Existen diferentes causas que aumentan la posibilidad de contraer anemia, como las dietas carentes en vitaminas y minerales, trastornos intestinales, menstruación abundante, embarazo, afecciones crónicas e incluso antecedentes familiares.

A su vez, una alimentación baja en hierro y vitamina B-12, folato, incrementa en riesgo de la anemia.

Algunos trastornos intestinales que afectan a la absorción de nutrientes en el intestino delgado como la enfermedad de Crohn y la celiaquía, incrementan el riesgo de anemia.

Las personas que sufren cáncer u otra afección crónica (insuficiencia renal) pueden desarrollar anemia, al igual que la pérdida lenta y crónica por una úlcera, puede agotar la reserva de hierro en el organismo y de esta manera, tener deficiencia de hierro.


Diferentes tipos de anemia


  • Anemia ferropénica: es la más común y es causada por la carencia de hierro.

  • Anemia megaloblástica: aparece cuando hay escasez de vitamina B-12 que se necesita para la fabricación de glóbulos rojos.

  • Anemia perniciosa: es producida por la falta de absorción de B12 por gastritis atrófica.

  • Anemia de trastornos crónicos: ciertas enfermedades como el SIDA, la artritis reumatoide, la enfermedad de Crohn, u otras enfermedades crónicas agudas interfieren en la producción de glóbulos rojos.

  • Anemia aplásica: es la menos frecuente pero potencialmente mortal. Puede ser causada por infecciones, enfermedades autoinmunitarias o exposición a sustancias químicas tóxicas.

  • La anemia asociada con la enfermedad de la médula ósea sucede por enfermedades como la leucemia y la mielofibrosis que afectar la producción de sangre en la médula ósea.

  • La anemia hemolítica se desarrolla cuando los glóbulos rojos se destruyen más rápido de lo que la médula ósea puede reemplazarlos. Ciertas enfermedades de la sangre aumentan la destrucción de los glóbulos rojos.

  • La anemia de células falciformes hereditaria: la causa una forma defectuosa de hemoglobina que obliga a que los glóbulos rojos adopten una forma anormal de media luna.


Complicaciones

Si no se la trata, la anemia puede causar muchos problemas de salud, tales como:

  • Fatiga extrema. La anemia grave puede hacer que te sientas tan cansado que no puedas realizar las tareas diarias.

  • Complicaciones en el embarazo. Las mujeres embarazadas que tienen anemia por deficiencia de folato pueden tener más probabilidades de sufrir complicaciones, como un parto prematuro.

  • Problemas cardíacos. La anemia puede derivar en latidos del corazón irregulares o acelerados (arritmia). Cuando tienes anemia, el corazón bombea más sangre para compensar la falta de oxígeno de esta. Esto puede derivar en un corazón dilatado o insuficiencia cardíaca.

 

Prevención

Para evitar la anemia por deficiencia de hierro y de vitaminas es importante llevar una dieta que incluya variedades nutrientes necesario para el organismo. Aun así, es debemos saber que hay muchos tipos de anemia que no pueden prevenirse.


Dra. Laura Hermida

Médica clínica

Sanatorio Mater Dei

Para solicitar turnos:

- Web: a través del portal del paciente en www.sanatoriomaterdei.com.ar

- Call Center: 4809-5533

- Por Whatsapp: 11-3202-7629 o click aquí 

 - A través de la nueva APP del Sanatorio Mater Dei. Descargala en los stores para Android o iOS.


 

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page