top of page

Pascua: El paso de la muerte a la vida

En Semana Santa Jesús pasa por su Pasión, el punto cúlmine de su vida y su misión: dar la Vida por todos nosotros. En este mes queremos seguir animándote a buscar a Jesús. ¿Lo sentís cerca? ¿Podés verlo? ¿Dónde está Él en tu vida?


Jesús siempre estuvo cerca para sus discípulos: ellos vivieron con Él, compartieron charlas, comidas, viajes; pero en los días de su Pasión, ese Jesús tan cercano, les fue quitado. Algunos lo siguieron de cerca, pero otros, por temor se alejaron, lo dejaron solo. Y luego de su muerte, se escondieron, con incertidumbre, con miedo; el miedo que genera la ausencia de un ser muy querido, el miedo de sentir la muerte tan de cerca.


La Pascua es el paso de la muerte a la vida, de la esclavitud a la libertad. Un paso que solo una persona podía dar por nosotros: Jesús, el primero de todos. Luego de su resurrección, es Él el que invita a sus amigos, a nosotros, a continuar sus pasos: el paso de una vida nueva, renovada, de una vida eterna.


Animate a seguir los pasos de aquél que trascendió la muerte y nos invita a ir detrás suyo, cargando también con nuestra cruz, pero esperanzados y conscientes de que la muerte es solo el paso a una nueva vida.


El Papa Francisco nos dice:

“Un cristianismo que busca al Señor entre los vestigios del pasado y lo encierra en el sepulcro de la costumbre es un cristianismo sin Pascua. ¡Pero el Señor ha resucitado! ¡No nos detengamos en torno a los sepulcros, sino vayamos a redescubrirlo a Él, el Viviente! Y no tengamos miedo de buscarlo también en el rostro de los hermanos, en la historia del que espera y del que sueña, en el dolor del que llora y sufre: ¡Dios está allí!”.


Si querés buscar a Dios, lo vas encontrar.

Pastoral SMD


Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page