top of page

Preeclamsia: señales y factores de riesgo.

Alrededor del 3% de las embarazadas desarrollan una enfermedad cuya manifestación más característica es la hipertensión: la preeclamsia.

¿Qué es la preeclampsia?

La preeclampsia es una complicación del embarazo, que se caracteriza por hacer que la placenta no obtenga suficiente sangre de la madre. Se produce un “cierre” de los vasos sanguíneos del útero que aportan al bebé oxígeno y nutrientes necesarios para su crecimiento. Su consecuencia más común es que el recién nacido puede tener bajo peso o un crecimiento intrauterino retardado.


Es una enfermedad que pueden tener algunas gestantes, pero no aparece en mujeres que no están embarazadas. Se caracteriza por tensión sanguínea elevada acompañada de cantidades altas de proteína en la orina (proteinuria) e hinchazón de manos, pies o cara. Esta dolencia aparece en la segunda mitad del embarazo, a partir de la semana 20 y aún no se sabe por qué algunas mujeres sufren esta enfermedad del embarazo.


¿Cuándo se dan los mayores riesgos a padecerla?

- Sos una gestante primeriza (o primípara).

- Tenés antecedentes de preeclampsia en tu familia.

- Estás en una franja de edad extrema: ​​​​sos una embarazada mayor de 40 años o, por el contrario, tenés un embarazo adolescente. En ambos casos, existe más riesgo de sufrir preeclampsia.

- Estás embarazada de gemelos o mellizos. Las gestaciones múltiples siempre suponen un riesgo de preeclampsia.

-Sufrís de hipertensión arterial, tanto durante en el embarazo como antes del mismo forman parte del grupo de riesgo.


¿Cuáles son los síntomas de la preeclampsia?

La preeclampsia necesita de un tratamiento inmediato por lo que es primordial que sepas detectar los síntomas a tiempo y monitorees tu presión arterial con frecuencia para notar cualquier signo de alerta.


Prestá atención y contactá inmediatamente a tu médico si presentas alguno de los siguientes síntomas:


- Edema, hinchazón en las manos, cara o pies.

- Tensión arterial elevada.

- Exceso de proteínas en la orina u otros signos de problemas renales, que se detectan con pruebas médicas.

- Dolores de cabeza intensos.

- Cambios en la visión, entre ellos, la pérdida temporal de la visión, visión borrosa o sensibilidad a la luz.

- Dolor en la parte superior del abdomen, por lo general, debajo de las costillas.

- Náuseas o vómitos.

- Menos producción de orina.

- Niveles más bajos de plaquetas en la sangre.

- Función hepática alterada, que se identifica a través de un análisis de sangre.

- Dificultad para respirar, causada por la presencia de líquido en los pulmones.


Tu médico se encargará de realizarte exámenes para diagnosticar la preeclampsia, así que tenés estar en constante monitoreo y realizarte las pruebas rutinarias pertinentes. Recordá siempre cuidarte, para poder cuidar a tu bebé.


Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page