top of page

Salud mental: la importancia de cuidarnos

El 10 de octubre se celebra el día de la Salud Mental por eso queremos acercarte recomendaciones de cómo cuidar, mantener y mejorar tu salud mental.


La salud mental se interconecta íntimamente con la salud física. Está influenciada por tres principales factores: la neurobiología, la personalidad y los factores ambientales. Estos elementos interactúan de manera compleja y recíproca influyendo de forma variable en la salud mental según el contexto.




Herramientas para el cuidado de la salud mental

Practicar la autocompasión: implica tratarse a uno mismo con amabilidad, comprensión y cuidado, de la misma manera en la que trataríamos a un amigo cercano en momentos de dificultades, dolor o sufrimiento. En lugar de ser críticos o duros con nosotros mismos, la autocompasión implica cultivar una actitud de aceptación y comprensión.


Reconocer las cosas que no se pueden cambiar: aceptar que no es posible cambiar ciertas cosas de la realidad permite tolerarlas con menor sufrimiento y dejar de estar en estado de lucha contra ellas. Proyectar pensamientos positivos: gestionar los propios pensamientos enfocándolos hacia elementos positivos de la vida sosteniendo siempre un sentido de esperanza. Intentar desarrollar una actitud más positiva ante los desafíos.


Practicar la gratitud: implica enfocarse en lo positivo en lugar de centrarse en lo que falta o en las dificultades. La gratitud no solo es una emoción, sino también una actitud y una práctica. Agradecer, reconocer y apreciar conscientemente las cosas buenas en la vida, tanto las grandes como las pequeñas, y sentir un profundo agradecimiento por ellas.


Practicar herramientas de educación emocional: la educación emocional es un proceso mediante el cual las personas adquieren conocimientos, habilidades y competencias para comprender, expresar y gestionar sus propias emociones de manera efectiva, así como para comprender y relacionarse con las emociones de los demás.


Encontrar pasatiempos y actividades placenteras: hacer cosas con disfrute puede aumentar la satisfacción personal y reducir el estrés. Puede tratarse de una actividad simple como escuchar música, leer un libro o ver una película. O realizar un curso de alguna temática de interés. Intentar hacer al menos una cosa al día que sea solo para nutrirse uno.


Conectar con los seres queridos: es importante mantener la comunicación con los seres queridos. Socializar y hablar con las personas más cercanas ayuda a mejorar el bienestar personal.


Descansar correctamente: el sueño es fundamental para el desempeño diurno y para la preservación de la salud. Algunas de sus funciones principales son la restauración de la energía y la reorganización del funcionamiento nervioso. Es recomendable intentar mantener una rutina de descanso y dormir entre 7 y 9 horas todas las noches.


Hacer ejercicio físico: cuando se realiza actividad física se liberan endorfinas, que son conocidas como las "hormonas de la felicidad". Es recomendable hacer ejercicio al menos tres veces por semana.


Comer de forma saludable: mantener una dieta equilibrada, evitando los azúcares, el alcohol o la cafeína en exceso.


Aprender a decir que no: es importante registrar cuando aparecen sensaciones de sobrecarga por las demandas externas o la realización de muchas tareas. Aprender a decir que no, a establecer límites y delegar tareas contribuye al bienestar.


Relajar: la práctica de técnica de relajación es una gran manera de lidiar con el estrés del día a día. Las técnicas de relajación ayudan a disminuir el ritmo cardíaco y reducir la presión sanguínea. Existen muchos tipos: respiraciones profundas, meditaciones, yoga, etc.


Poner objetivos o metas: fijar metas y objetivos no solo ayuda en la organización sino también en la reducción de la incertidumbre, en la mejora del autoconcepto, y el sentimiento de logro. Es importante establecer metas realistas y alcanzables para evitar la frustración. También es fundamental recordar que las metas deben estar alineadas con los valores y deseos personales para que sean significativas y satisfactorias. Recordar que el proceso de establecerlas y trabajar hacia ellas es tan importante como el resultado final.


Limitar el consumo de noticias y redes sociales: la sobreexposición a noticias negativas y el uso excesivo de redes sociales puede contribuir a la ansiedad. Establecer límites en cuanto al tiempo en línea regula el incremento de ansiedad que generan.


=====================================================================


Solicitá ayuda cuando sea necesario, cuidar tu salud mental es un proceso continuo. No dudes en adaptar estas recomendaciones a tus necesidades personales y en buscar ayuda profesional si lo necesitás. La salud mental es igual de importante que la salud física.

Equipo de Contención Psico-Espiritual Sanatorio Mater Dei

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page